1 de noviembre de 2016

Extraño a mi mejor amigo.


Se murió contigo, se murió cuando decidió abandonarme por el mismo.


He pasado muy oscuros momentos, me he sentido sola, me agarra la angustia de pensarte. Saber de ti me duele mucho, no saber me deja una ignorancia tranquila. Tú dijiste que siempre estarías ahí y fue mentira, lo que más me ha dolido, es que en verdad te necesite, y no estuviste.

Es una tortura hablar contigo, todo está aún muy presente en mi vida, y duele, quema, arde…

Saber que eres muy infeliz y que has cambiado para complacer a los demás y que vives una vida de fantasía me mata, es horrible, quisiera consolarte, quisiera que en verdad fueras feliz, porque yo no pago con la misma moneda. Me entristece saber de tu vida y no estar presente para ayudarte con todo.

El no saber de ti, me hace estar tranquila, es como ignorar un problema, sabes que está ahí pero mientras no lo afrontes no afecta tu vida, de momento, porque un día no muy lejano voy a lidiar con todo eso y voy a perdonar.

Te pienso mucho, me pregunto cómo estás… si estás bien, si necesitas algo, cómo irá tu vida…


La realidad es que también pienso en mí, y busco salir adelante, no olvidarte, sé que eso jamás pasará, pero tener un recuerdo bello de ti y quedarme con las enseñanzas, es todo. Pero por ahora aun no puedo lidiar con eso, sé que mis emociones están muy presentes, estoy muy vulnerable y por mi salud mental, y emocional sé que no es el momento adecuado para enfrentarte.

Quiero tomar todo con calma, tomar todo de la mejor manera, de la manera más madura posible, para evitar más daños, pero claro no sé exactamente como. No te odio, no me la paso pensante, busco estar ocupada. Pero si me gana el sentimiento lo dejo ser y ya, tampoco es que me reprima. Por otra parte, pongo distancia, no te busco ni busco encontrarte ni por casualidad. Me alejo para sentirme segura. Y finalmente reflexiono a solas sobre lo bueno y lo malo.

Entendiendo que la relación tuvo de todo y que todo termina, que no importa quien dijo que y cómo sucedieron las cosas, el punto sigue siendo el mismo, perdonarse uno mismo, perdonar a otro, desearle lo mejor, y continuar con la vida. Sé por experiencia que el tiempo es de gran ayuda para curar las heridas sentimentales y que siempre nos hace más fuertes aprender la lección que hacernos las victimas incomprendidas.

Guardar rencor, uno de mis grandes defectos, es un obstáculo muy grande al que me tengo que enfrentar, para mí, es como un enorme perro gris que me gruñe enfurecido pero no se decide a atacar, y la única manera de que yo lo venza es que le pierda el miedo y que me encierre en la habitación con él.

Ahí me quede hasta que deje de gruñirme y se calme, cuando ya sea manso, sabré que lo he vencido. A lo largo de mi vida me he enfrentado a tres y he podido, aunque el último costo mucho tiempo, pero al final lo hice, tengo fe en mi misma, y sé que puedo vencer a este, sobre todo porque no le tengo miedo, solo es algo de coraje.

Superar las perdidas amorosas no es cosa fácil, si lo sabré yo, pero no es imposible, va a depender de la voluntad y madurez con que uno enfrente a esto, es importante no perder de vista la realidad por mucho que duela.

Espero pronto estar mejor en ese aspecto, pero por ahora no negare que extraño a mi mejor amigo más de lo que él imagina.



31 de octubre de 2016

Al final del día


Sólo queda tu cuerpo y mi deseo.

Quizá mañana ya solo quede mi deseo… busco perderme en tus curvas, busco desesperadamente poseerte, por mero placer, por mera lujuria, me encantas y lo sabes, juguemos a la seducción…


No hay nada que me guste más que verte, que olerte que sentirte. Estar sentada frente a ti produce electricidad en mi cuerpo, y tú, ni lo notas, un solo día me pareció que algo se iba a dar, me miraste, con esa mirada que me mata, y despegaste los labios muy lento, tan lento que yo moría de hambre, y dijiste –sabes, me agradas mucho- y fue todo, caí como estúpida en ti.

Y aquí estoy muerta del deseo, desayunando contigo, y no desayunándote a ti, pero sin perder esperanza, hoy estas para comer aquí y para llevar, y tu ni lo notas, hace calor, te quitas el suéter, tu aroma me llega, y no sé cómo puedo controlarme y no subirme a la mesa y besarte…


Falta de valor quizá, me miras a los ojos y haces un guiño, maldito, si sabes que te adoro, ¿para qué me provocas?

Al final decido que es ahora o nunca, estas distraído, pensando en que pedir para comer, ladeas la cabeza tomando una decisión, pero querido, yo ya tome la mía, justo cuando bajas el menú, salto como depredador, ni siquiera me importa que haya gente, o que estés detrás de la mesa, o que yo este bajita y tenga que subirme a parte de la mesa, o que tus ojos se abrieron en sorpresa por mi movimiento repentino…

Dejando que la lujuria me domine te tomo del cuello y te acerco a mí, y después de tanto fantasear, te beso, después de haber soñado con aquellos labios intocables lo hago realidad…

Sabía que todo podía pasar, que me podías rechazar, casi estaba segura, pero, extrañamente, no fue así, a pesar de la sorpresa me devolviste el beso, y ¡que beso!
Pasión se queda corto, no dudaste ni un momento en entrar en calor, me besaste como en la mejor de mis fantasías, mordiste mis labios haciendo que se me revolviera lo que aún no desayunaba, tu respiración entrecortada hacia que mis pezones se levantaran, me dejaste sin aliento, y cuando creí que no podría ser mejor, metiste tu lengua como si buscaras llegar al máximo sin importar nada.



Creo que debió ser un espectáculo, pero no me importo, frotaste tu lengua perversa contra la mía, desprevenida se quedó paralizada, para retarla la mordiste y eso me saco un genuino gemido, ¡vaya pena!

Pareció que duro más que nada, pero sé que no fue así, ojala el tiempo se hubiera detenido. Cuando recobre la compostura y te solté, tus ojos brillaban con una pasión que nunca había visto, y eso que te había visto enamorado. No supe que decir o hacer, me limite a tratar de respirar con normalidad.

Pero, normalidad es algo que no conozco cuando estoy contigo. Al final de todo no paso de ahí, pero ese recuerdo ni quien me lo quite.


No sé si pase algo más entre nosotros, pero por ahora me place poder guardar ese beso como un tesoro.

Y después


Ya hace tiempo que los tengo en el olvido, como todo, a veces la vida me lleva por otros rumbos y me desconecto un tiempo.

He pasado por otra ruptura como todo en la vida las cosas tienen fecha de caducidad, he estado melancólica y estresada por ese hecho, pero no he reaccionado como la vez pasada, sirve la experiencia supongo.

He seguido con mi vida es todo. No estoy negativa, no estoy vengativa, no deseo dolor o sufrimiento, realmente busco tomar mi ruptura de la forma más madura que puedo. A veces siento que los sentimientos me abruman y entonces me tomo mi tiempo para sentirlo todo y listo, vuelvo a la carga.

He madurado mucho siento, en comparación conmigo misma, y con otras personas que veo sus desenlaces amorosos llenos de drama y dolor. Siento pena por no estar con la persona que amo, pero se perfectamente que eso no impide en absoluto mi vida.

Mi vida tiene sentido por mí, no por una persona que amo, y sí, me hace falta, no niego mis emociones, no voy por ahí diciendo que lo supere, o que quiero superarlo a toda costa, no, para nada, sé que el tiempo hará que me sienta mejor, de momento me ocupo lo más que puedo para no pensar tanto.

Pero sin represión, pues es parte de la vida el sentir dolor, es parte de mi desarrollo pasar por cosas y buscar la manera de aprender.

He llorado, pero no busco consuelo falso, he sufrido pero no por eso busco que otras personas sientan este dolor.


16 de abril de 2016

Satyricon


El otro día me puse a llorar.

Bueno, lloro seguido, pero por diferentes motivos, esta vez fue porque me puse a ver álbumes viejos. Recordar es vivir, y volver a sentir chingaderas…


No llore por mi exmarido, ya no lloro por él, llore por mí, por mi amor perdido hacia él, por la ilusión rota que tuve, por esos sentimientos puros que tuve. Ahora sé que no amo igual, y no porque sea una necia y piense que todos son iguales, más bien es que le hubiese puesto restricciones a mis sentimientos. Por ello el otro dia comentaba que siento que me detengo con mi novio o que soy seca.

Llore tanto que casi me seco, llore al verme feliz en las fotos, sin saber lo que me pasaría después de ellas. Llore con sentimiento al recordar cosas, detalles de mi vida anterior, como si fuera de otra persona. Recordar retazos de mi vida y de mi felicidad. Llore porque no sabía que más hacer…


Recordé momentos, canciones y como bien sabemos una vez que nos pusimos tristes nos empeñamos en ello, me puse a escuchar esa música que me recuerda mi pasado, pues en evidencia más llore. Todas las canciones hablaban de lo que fui, de lo que ame.

Llore al recordar sus ojos, su sonrisa, como olía su cuerpo, llore por mí, no por no tenerlo, más bien porque no he vuelto a sentir eso por nadie. Y en verdad quiero sentirlo. Sé que es mi pasado y que siempre quedara ahí, que no volvería a esa vida, puesto que soy otra persona, pero al recordar todo eso me sentí triste.

Después de un rato, me calme, me dije a mi misma que la vida sigue, y que lo que hago ahora también lo amo, que enfocarme en mi vida ha sido bueno y no depender de las emociones de otra persona ha sido provechoso.

Pero a veces me atormenta pensar que esos recuerdos siempre estarán ahí, y que en días de tristeza me harán llorar, ademas que el rencor a veces no me deja vivir.




QUE SERA DE Mi?






Hola, me pierdo en el tiempo algunas veces, pero aquí estoy; de nuevo yo y solo yo.

Han pasado algunas cosas en mi vida, para empezar cada vez la carrera que estudio se pone más complicada y absorbe mi tiempo, por otro lado están mis actividades diversas como leer, que ya llevo mis buenos 10 libros en lo que va del año, y también sigo ejercitando mi cuerpo.

Ya cumplí otro año de veganismo y estoy contenta con ello, cumplí otro año con mi novio y eso también me hace feliz. Mi vida va tranquila, hay cambios que hacer, el primero es que espero poder vivir sola, aun no tengo fecha para eso, pero espero sea pronto.

Mi matrimonio va desapareciendo malamente, a veces me agobio por ello, pero sé que todo lo que empieza tiene que acabar así que mejor no llorar demasiado. Sigo creyendo que el amor es bonito y que puede durar, pero sé que la vida es efímera y pronto termina, por lo cual no debemos obsesionarnos en que todo sea para siempre, o buscar determinar si es “el definitivo”.

El amor de mi vida soy yo, todas las personas que me hagan compañía a ratos son bienvenidas pero sé que su estancia en vida no es permanente así como yo no lo soy en la suya.

No he tenido muchas ganas de escribir, o mejor dicho, no he tenido mucha inspiración, me he dedicado a vivir en lugar de a escribir la vida, pero no olvido que amo escribir.

Conocí a una persona en mi vida que me impresiono puesto que ha sufrido mucho y aun con ello, sigue adelante y tiene esperanzas en la vida, eso me hace sentir bien, es como darme ánimos indirectamente, ojala todos pudiéramos conocer personas así, que nos inspiren en la vida.


Mi consejo:

Sean buenos porque si, para variar.

23 de febrero de 2016

Evolución


Hoy reflexionaba sobre mi vida...

sobre las etapas por las que he pasado, sobre los cambios que han surgido a partir de estas. Me llama la atención, darme cuenta de que he cambiado totalmente, y lo amo, el cambio es lo único constante en esta vida y me gusta que así sea.
cuando comencé este blog, era misántropa, no por elección personal, sino por estar totalmente influenciada por mi exmarido, lo cual no diré nada malo, puesto que fue parte de crecimiento que he tenido como persona. Pero al analizar las cosas, mi actuar, pensar y demás, me doy cuenta de que eran sus opiniones expresadas en mi.
Él era mi todo, así que decidí fundirme en él y perderme para siempre, toda esa amargura, desprecio por los demás solo surge de su odio, reflejado en mi, puesto que mi educación no tenia nada que ver, yo era amorosa y digamos estándar.
Pero al estar tan perdidamente enamorada, cosa de la que no me arrepiento, yo me adapte a él en mi totalidad, decidí escuchar su música, su cultura, su personalidad, su desprecio...
Y ahora que he cambiado mi manera de ser a raíz de terminar con esa relación, de los golpes de la vida, de la desilusión, y todo el drama que ha acontecido en mi vida, ahora en una etapa mas madura puedo decir que gracias a todo eso, he cambiado.

De esa misantropía que tenia, a una total y plena filantropía, palabras opuestas, y ambas han estado en mi, la ultima por supuesto es la filantropía, ya no odio a nadie, ya no estoy enojada con la humanidad ya no me dan asco, ahora los amo, y tengo compasión de todos, pero no por creerme superior a ellos, o mas sabia, es porque ahora soy compasiva y empática.

y sí, la de la foto soy yo, sentí que ya no era importante ocultar mi identidad, puesto que no se la oculto al mundo.



27 de enero de 2016

Me falta meditar.


Les cuento que hay un par de personas en mi área escolar, que realmente me desagradan, es por su manera de ser, de tratar a otros, y es todo un reto para mí no pensar cosas desagradables de ellos. Trato con todas mis fuerzas por no pensar mal, por no enojarme, porque su persona no me afecte, a veces lo logro en totalidad y me digo mentalmente cada vez –tranquila, no pasa nada, así es él/ella no hay porque criticar- y otras veces me sacan de mi paz espiritual y me dan ganas de gritarles lo desagradables que son.


Y vuelvo a mis principios básicos de meditación, donde me digo que debo ser tolerante ante todo, que nada me afecte, controlar mis emociones, sé que cada cual es diferente y lo que más me cuesta es no juzgar, de verdad me esfuerzo mucho, pero me es difícil, sobre todo porque lastiman a otras personas lo cual es intolerable para mí, siempre hacen comentarios desagradables, hirientes y llenos de desprecio, nunca me han dicho nada, porque yo no los trato más que de manera cordial sin profundizar, pero me enerva ver como lastiman a otros.


Supongo que en esta vida hay personas de todo tipo y aunque sean así, yo no tengo derecho a juzgar su comportamiento. Pero no negare que muchas veces tengo que usar el autocontrol para no decirles nada. Por otro lado sé que son totalmente un reto, porque es ahí donde tengo que demostrarme a mí misma que soy paciente, que soy tolerante y que no pienso mal de las personas, a veces fallo vilmente y sin enojarme conmigo misma, me hablo con ternura y me digo vuelve al camino de la bondad.


La compasión es algo que deseo practicar en totalidad y no siempre lo consigo, pero cada vez que siento que me alejo, regreso de manera suave y apacible a ella.


Ya sé, me leo bien hippie, pues que les puedo decir, una vez que dejas entrar esos pensamientos de ecuanimidad, empatía, compasión y demás, en tu mente y vida, es difícil volver a ser negativo, amargado y cínico.



Háblame sucio



Ya cumplí un año con mi novio, y veo lo fuertes que son sus sentimientos hacia mí, porque en esas cosas del amor, han de saber ya, que soy muy seca, no sé, siento que para escribir se me da mucho, pero a la hora de mostrar las cosas físicamente no es tanto mi fuerte, ando en otra etapa de mi vida, o algo parecido, solo en mi primer matrimonio fui amorosa y aunque ya no guardo rencor, no he sido la misma en ese aspecto afectivo.


Mi loquera dijo que no era algo por lo que debía preocuparme puesto que mientras no vinieran a mi mente cosas como * no dar cariño porque esa persona no se lo merece* o *nunca volveré amar a nadie* todo estaba bien y era normal. Así que aunque no me preocupo, si siento algo de remordimiento porque veo como el es así, tan romántico, y yo no. Siento afecto eso sin duda, pero no lo expreso así todo el tiempo como lo hace el.

Espero él no lo reclame algún día.

Hablando de más sentimientos, han estado mejor las cosas con mi esposo, ya saben cada matrimonio pasa por lo suyo, y no diré que nunca más pasaremos por malos ratos, pero al menos ya pasamos un periodo oscuro en nuestra vida, y llevo como 5 meses muy agradables, no es que no haya problemas es que he tenido mejor actitud igual que él, a veces de eso se trata, simplemente de tener una mejor disposición para hacer las cosas y ya. Pero claro uno es aferrado, necio, terco, orgulloso y nunca quiere reconocer que se equivoca, además convivir  con las personas suele ser difícil, ya que cada uno tiene su carácter y al no coincidir uno por todos los medios quiere convencer al otro de que su pensar está mal.


Total quien nos entiende, y hablo en general, porque he descubierto que también los hombres son complicados, tienen sus traumas, complejos, miedos, sueños y muchas veces no les damos importancia siendo mujeres, y esto es muy típico de este régimen machista, donde nos hacen pensar que los hombres son como seres simples mitad cajero automático y siempre calientes.

Créanme que he reflexionado sobre esa violencia que existe sobre los hombres y no me gusta nada, siempre los estereotipan en cosas y si un hombre no hace “cosas de hombres” ya todas las mujeres se dedican a tirar su veneno sobre el por esa falta de comportamiento, y estoy en contra, no debemos ser así, solo somos personas, sin necesidad de catalogar cosas típicas. Pero bueno no discutiré eso.



Espero esta etapa de felicidad dure más tiempo, aunque sé que la felicidad solo la da una persona en la vida. Uno mismo.

DESPUES DE TANTO TIEMPO


Siempre…
            Pues resulta que ya tenía mucho sin escribir, primero me tome un descanso, después estuve bloqueada y finalmente no tenía ganas. Pero ya estoy de vuelta. Les cuento que en este tiempo  he continuado mis estudios y al final del año leí muchísimo. Uno de los libros que recuerdo porque me gustó mucho fue “Rebelión en la granja” de Orwell, ya saben un tanto político, satírico totalmente arrebatador, les hago la lista:


  • ·         20 poemas de amor y una canción desesperada - Pablo Neruda
  • ·         Fabulas de iriarte
  • ·         Metamorfosis – Kafka
  • ·         Teroria del conocimiento – Hessen
  • ·         Así hablo zaratustra – Nietzche
  • ·         El origen de la vida – Oparin
  • ·         El arte de la guerra – sun tze
  • ·         Sobre la amistad – aristoteles
  • ·         Tao te King – lao-tsé
  • ·         Por el sendero de buda – dhammapada
  • ·         Candido o el oprimismo – Voltaire
  • ·         Mono y esencia – Huxley


Lo sé, tuve mucho tiempo libre, y ganas de leer, de todos tengo varias recomendaciones, El arte de la guerra está tremendo, me encantó, realmente no me gusta la guerra ni estoy de acuerdo con ella, pero ese libro es muy bueno, también los dos budistas aunque más el tao te King es muy bonito e inspirador otro más teoría del conocimiento, es muy educativo. Este año también me propuse continuar leyendo, y estoy atorada con un libro ridículamente corto de Descartes El discurso del método, es un libro tan malo que no encuentro palabras para describirlo, la metafísica es un tema interesante para mí, puesto que abre la puerta a reflexiones sobre la vida muy interesantes, pero este libro y “sus meditaciones metafísicas” son más que nada sus relatos desde el punto de vista ultra cristiano que tiene, olvídense para mí, es un golpe, sobre todo porque su método científico es tan aceptado por mí, y ver como en este libro, el mismo Descartes se pone a decir que su dios es irrefutable, es tan desalentador, que me dan ganas de llorar, no es que yo quisiera que fuese ateo, no, para nada, pero si él habla de comprobar todo, de duda metódica, y ahora leo esto, zas en toda mi cara.


Bueno, ya no quiero desvariar con ese libro, solo terminarlo y decir, ya paso, ya paso. Pues otro de los clásicos de los que me desilusione fue de mujercitas, el cual según las críticas era muy bueno, porque era irreverente, y una especie de reflexión para las mujeres. Y ha de ser mi educación, época, experiencias y pensar, pero no me pareció inspirador para nada, aunque no es aburrido, tampoco me pareció de humor, ni interesante, aunque tampoco aburrido hasta la muerte como cándido y el optimismo o mono y esencia.

Del libro de Nietzsche diré que aunque tiene muy buenas reflexiones también es un odioso machista, y después de un rato te harta que de todo se queja y todo tiene la culpa la religión, digo está bien ser ateo, pero ser tan amargado cansa. Y otro que no me agrado fue el de Kafka porque sé que es sátira, sé que es reflexión sobre la vida, pero, no sé, me he vuelto muy amor y paz, entonces es crudo y saber que muchas veces los seres humanos actuamos mal, segregando a alguien solo por ser diferente, es un tema que me duele.

Así que sin más, les dejo mis cordiales saludos a todos.


28 de septiembre de 2015

Dos por una dos



Ayer me entristecí mucho, en un programa que ve mi suegro, de cocina, salieron cocinando una langosta y en plena tv abierta, la cortaron por la mitad, yo estaba cenando y ni siquiera reaccione a que se me salían las lágrimas del dolor.

Fue muy duro ver eso, tiendo a ver puros programas que no tienen nada relacionado a ver carne o asesinatos, y al ver semejante tortura no pude evitar que se me partiera el corazón. Y hasta deje de cenar, uno de los del programa al ver la cara de espanto de los demás, dijo, pues no sé de qué se espantan, todo lo que está en su plato una vez estuvo vivo. Y aunque muy duro el comentario le doy la razón, la gente que estaba en el programa bien espantada porque partieron una langosta y bien que el pollo, res, puerco y pescado que cocinan ni le toman en cuenta. Esto me hace pensar que la gente solo se conmueve un poco al ver un acto de violencia tan explícito.

La gente no reacciona ante estas cosas, pero yo, me he vuelto una llorona, y lo peor es que no la corto a la primera, la corto lento para que los demás pudieran observar, y ni terminaba de agonizar y la metió en manteca hirviendo, quejándose de que se retorciera y la cola se fuera a torcer y después fuera difícil sacar el caparazón. Pinche vieja perra, siento decirlo, pero me encabrone tanto que saque mi dolor diciendo palabrotas.

Los que observaban han de sentir que al no matar animales con sus propias manos los excusa de comer carne o es menos su culpa, o tal vez ni piensan en ello. Y yo me di cuenta lo sensible que me he vuelto respeto a esos temas, puesto que antes no me perturbaba tanto al ver animales muertos de vez en cuando en comerciales o así, pero esta vez, me sacudió, y creo que fue el hecho de pensar que la gente es tan inconsciente del dolor ajeno y no se preocupa por él. Me sentí asqueada.

Hoy para colmo un maestro, se puso a decir que los toros de lidia, imagino que es una especie de toro, son animales que son violentos por naturaleza, y que siempre atacan al ser humano, siempre que pueden. Semejante cosa me hizo enojar, ahí es donde radica la estupidez humana, en creer que los animales son irracionales, y que además solo buscan atacar como bestias indómitas porque se los dicta su naturaleza.


Me dieron ganas de escupirle en la cara, pero la ignorancia no está solo en esa persona, por un lado es más que nada la educación que recibimos que pronto nos insensibiliza hacia los demás animales, y por otro claro, no debo pensar y sentir eso por las personas solo porque piensan diferente, pero me cuesta mucho. No es que ande por ahí de activista u odiando a la gente, pero hay cosas que me sacan de quicio, una de ellas fue ese comentario.

No es la primera vez que sufro por esta clase de cosas, seguido noto los comentarios en diversas pláticas donde se siente la gente que los animales son simples recursos que hay que aprovechar y explotar, además son propiedad totalmente pertenecientes a quien los adquiere. Su vida solo es valorada cuando representa dinero, pero en valor filosófico no representa nada en absoluto, y antes de alguna manera hacia oídos sordos a esto, pero últimamente es como si notara más estas referencias y me hacen sentir realmente mal.

Trato de sobre ponerme, de perdonar tales actos, no justificando a las personas, si no diciéndome que no soy nadie para juzgar sus costumbres, pero cada vez me cuesta más, y aunque no soy activista, sé que algo dentro de mí, estalla cada vez que escucho platicas donde exponen a los animales como cosas.

Vegana porque me da la gana, vegana porque es éticamente correcto para mí, vegana porque no soy arrogante, vegana por compasión.

Debemos entender que los animales no son un recurso, no son un objeto, su vida vale, sienten dolor y debemos respetarlos, y no solo porque los hayamos clasificado como animales de compañía o porque nos parezcan bonitos, o pensemos que se ven bien, si no porque su vida no nos pertenece, y porque no somos más que ellos para decidir sobre su porvenir.

La realidad es muy cruda conmigo muchas veces y no porque yo sea más sensible que los demás, no, más bien es porque yo valoro otra cosa que los demás no, que es la vida de los demás animales que nos acompañan en este mundo. Y aunque sé que soy tal vez minoría, y que no voy a cambiar el rumbo del pensamiento humano nada más porque yo lo digo, a veces si tengo esperanzas activista de que otra persona se interese y se comprometa a ser compasiva.

Hay gente que me alega que aunque comen carne y productos de origen animal también se preocupa por los animales y es tan válido como lo que yo hago, en eso no discutiré que hay gente que rescata perros o gatos u otros animalitos y les da buena vida, pero para ser vegano, llevas una coherencia, no solo eres vegano y ya te sientes activista, puede que ni lo seas, pero eso que haces es una filosofía y moral que dicta el respeto que tu le tienes a otros seres, en cambio ser ovo-lacto-vegetariano, o carnívoro muestra que eres especista al rescatar a unos y comerte a otros.

No busco crear polémica, no busco que los que aun comiendo carne y que rescatan animales lo dejen de hacer, solo hago el hincapié en la coherencia que tiene el vegano con respeto a lo que dice y hace.

Pero claro se que esto es muy peliagudo, y por eso mejor no discuto, soy muy gay, y no me gusta pelear, antes me encantaba debatir, y aun me gusta, pero no sobre este tema porque la gente se siente muy ofendida y luego busca discutirte que si tenemos colmillos, que si los animales piensan, que si de donde consigo los nutrientes, que si me creo perfecta y etc, que ni al caso.

Prefiero alejarme de las convivencias donde sé que habrá cadáveres cocinándose o discusiones de las que sé que voy a ser yo la de la opinión polémica.

Porque aparte de vegana también soy hippie, y no me gusta pelear con la gente, aunque no esté de acuerdo conmigo o yo con ellos, pienso que aun con todo es fundamental el respeto que ciento por todos, incluidos los seres humanos.


Mi consejo:
No voy por ahí con pancartas de “la carne es asesinato” ni rescato animales (tal vez en el futuro) pero mi manera de ser éticamente y moralmente tiene coherencia con mis actos. Y si no se sienten a gusto, no es algo que yo vaya a discutir.